Princesas de colores por Elena Siles

Érase una vez en un reino muy lejano nació una princesa llamada Rosa, la princesa bella como el sol poseía la elegancia y frescura de las flores. Su color favorito sin duda era el Rosa, de ahí su nombre. Todo lo que la rodeaba era de dicho color, a igual que sus hermanas Celeste y Blanca. Las princesas de colores no eran las únicas que estaban afectadas por este extraño suceso y es que por lo visto se debía a un extraño maleficio que realizó una malvada bruja llamada Noir, como la noche era su color el negro.

Fuente: pixabay.com/
Fuente: pixabay.com/

Las distintas princesas de todos los reinos poseían un distinto color que definían toda su personalidad y su ánimo. Por ejemplo Greda, de color verde era tan nostálgica como resplandeciente, del color de la naturaleza podía tener siempre esperanzas. Su hermana pequeña era Blue, el azul oscuro que siempre estaba o dormida o triste. Sin embargo no muy lejos la princesa Nara, de color naranja era siempre alegre y era tan simpática y dulce como la fruta. Su amiga la princesa Mari, de color amarillo era resplandeciente como la luz y siempre tenía en la cara una sonrisa. La hermana de ésta sin embargo era Brown, del color marrón como el chocolate, no podía parar de pensar en las golosinas y era algo más retraída. Cerca de las princesas Brown y Mari, estaba como no Rouge, del color rojo pasión era una enamorada y su mejor amiga Lila era sin duda alguien que poseía el encanto natural de una princesa, pero a veces era muy aburrida. Violeta la hermana de Lila era la más solitaria de todas las princesas y Blanca sin embargo era todo lo contrario. Así pues aquí terminaba la paleta de colores de las princesas del reino.

Cada una tenía su historia, su personalidad conforme a su color. Un día Rosa quiso deshacerse de todo lo que le daba su color y decidió que todas las princesas debían hacer lo mismo así que tiraron los vestidos y salieron con vestidos de todos los colores y estuvieron toda la tarde juntas.

A pesar de la buena intención de Rosa, la malvada bruja Noir, como la noche acechaba en cualquier rincón del reino y no iba a permitir que las princesas se libraran de su hechizo. Así pues envió un príncipe del color negro e hice que todas las princesa se pelearan por él, pero había una que no cayó en su trampa; Rosa.

Rosa con el corazón amable, pero fuerte era la única que poseía la fuerza para evitar enamorarse de tal galán y fue corriendo por el bosque en busca de un remedio para sus amigas. Se encontró con un noble abuelito que le brindó la solución. Pintar al príncipe de negro con todos los colores.

Rosa llevaba consigo un bote de pintura y se lo echó al príncipe. El príncipe cuando vio los colores se despojó de toda su maldad y entonces se enamoró de Rosa. La malvada bruja Noir no había dado aún su más severo hechizo así pues maldijo a todas las princesas de que nunca jamás volvieran a tener ningún color.

Grises por vagaban las princesas por los reinos sin apenas fuerzas. Allí estaban el príncipe negro y Rosa, los dos únicos que no cayeron en la maldición, tenían algo con lo que no contaba la bruja; el amor. Que vistas como vistas siempre tendrá color. Rosa ahora no podía ver como sus amigas sufrían por la bruja. Corrió de nuevo hacia el bosque en busca de su amigo el abuelito el cuál le dio a elegir podía regalar todo su color y así todas las princesas dejarían de pasarlos mal y ninguna de ellas podría caer de nuevo en su trampa, pero a cambio… Ella no podría despertar

Rosa tan valiente como fuerte dio su color por sus amigas y se fundó con el reino. De ella quedó una estatua gris que sería despertada cuando llegara de verdad su amor. El príncipe negro partió en contra de la bruja y la derrotó de una estacada, pero cuando volvió su princesa seguía convertida en piedra.

El príncipe negro pude ver que su color ya no era el negro, no tenía ninguno fijo, por él fluían todos los colores de las princesas y entonces supo que quizás pudiera salvarla. ¿Cómo? Pues como en los cuentos de hadas siempre se salva a las princesas, con un beso de amor verdadero. Nuestro amigo el príncipe besó a Rosa y sus ojos se abrieron.

Era amor de verdad. Rosa había encontrado al amor de su vida. Se celebró una boda por todo lo alto. Todas las princesas estaban allí, todas iban vestidas de rosa incluida la hermana de Rosa, Blanca, y esta vez era Rosa quien iba vestida de blanco. Y el príncipe y Rosa vivieron felices y comieron perdices.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Autor: elenasiles

En 2014 publiqué mi primer libro impreso "La Prueba". En 2019 publiqué La Guerrera Drager , en 2020 Piratas de Sagara y en 2021 Los Guardianes de Almas. Fui directora de YouAreWriter desde 2013 a 2019. He participado como autora en Renacer, Antología Benéfica (2020), en Invencibles, Una antología benéfica (2021) y en Antología Recuerdos de Tinta (2021). Además he coordinado, editado y publicado Antología Show Your Rare (2020) , Antología Sueños de Aire (2020) y Antología Criaturas de la Noche (2021) Mi email es: youarewriter.wordpress@hotmail.com Mi blog: www.elenasaavedrasiles.wordpress.com

Un comentario en “Princesas de colores por Elena Siles”

  1. Pingback: Tú opinas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: