La vecina de al lado cap 15 por Elizabeth Thor

Capítulo anterior: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/11/28/la-vecina-de-al-lado-cap-14-por-elizabeth-thor/

Capítulo 15

 

Caroline se miró al espejo como cada mañana, adoraba ese trajecito rosa que le había regalado mama. La joven de ojos tristes, de rostro aniñado y con unas gafas de pasta que la convertían en un frágil juguete. Ese traje era tan hermoso. Estaría todo el día mirándose al espejo, quería que sus amigos la vieran tan guapa, eso si tuviera alguno. Había pasado tanto tiempo entre libros que su madre y su gata Lucinda eran sus únicas amigas. El único sitio donde podría enseñar ese hermoso traje era en la reunión que hacia el doctor Joss, hacía mucho tiempo que acudía para poder superar su timidez que le provocaba angustia. Que le hicieron jugar con el suicidio alguna vez. Sentada en el sofá podría ver al doctor Joss apuntando cosas en su libreta, podría ver como siempre a Anthony ese chico que le daba tanto miedo. Estaba tranquila al saber que estaba con Joss y se sentía muy segura, aunque este allí Anthony. Ese chico que se acercaba peligrosamente a la treintena era un mar de dudas en su violencia y dolor. Ojos ojerosos de días sin poder dormir, su piel había olvidado el calor del sol por eso era tan blanca. Siempre con su sudadera y su gorra se sentía muy seguro al sentirse un trozo más de la calle, del trozo más marginal del barrio. Caroline levanto su mirada viendo a Vera delante de sus ojos, la saludo con su manita forzando una sonrisa. Mara vio aquella chica y le devolvió el saludo.
Joss termino de apuntar algunas cosas y miro al grupo. Se levantó y se acercó a Vera posando sus manos en sus hombros. Miro a sus dos otros pacientes.

— Buenas tardes Caroline y Anthony os presento a una nueva amiga que nos ayudara a curar nuestras mentes. Como le ayudaremos a ella a mejorar — Joss miró a Caroline con una bonita sonrisa sabía lo que quería de esa chica. Quería enseñar a Vera como eran sus sesiones y el mejor ejemplo era con la infantil Caroline. Una niña que era incapaz de adaptarse a la sociedad y había aprendido un nuevo juego y era los intentos de suicidio — Caroline tienes un traje precioso, ¿te lo ha hecho tu madre? — preguntó Joss.
Caroline miro a su alrededor muerta de vergüenza, una sonrisa infantil apareció en su rostro y cogió un pliegue de su falda. Lo comenzó a tocar tímidamente — Me lo hizo mama, ella sabe coser y me hace trajes muy bonitos. Mama dice que soy una princesa y que la gente se tendría que dar cuenta
Anthony a su lado comenzó a reírse cruelmente, Caroline le miraba apenada y con cierto miedo. El joven miraba a su compañera riéndose en su cara. Vera miro a Joss sin entender esa extraña crueldad que salía del chico — Anthony ¿nos podrías decir que te ríes? — preguntó Joss.
Anthony desafiante miro a Joss y luego a su compañera de sesión — Todos sabemos que eres una maldita retrasada mental, porque no te vas a Jugar con tus jodidos ositos — Miro a Caroline forzando una sonrisa — Todos sabemos que tu madre está muerta, hablas con una jodida muerta.

Caroline miró entristecida al suelo, sabía que su querida mama no estaba con ella, pero a un podía escuchar sus palabras, podría seguir hablando con ella. Joss suspiró al escuchar a Anthony, le había dado tantas oportunidades para intentar rengancharle a la sociedad.

— Por qué no nos hablas querido Anthony de la perdida de tu padre en aquel accidente y como te mandaba hacer esas cosas tan horribles, tras su muerte.
Anthony miro sus manos pensativo y tras un largo suspiro comenzó hablar — Lo seguía escuchando hablar, me mandaba que entrara en aquella tienda y robara. Que entrara en aquella casa y…
Vera se dio cuenta que ella sobraba en aquel sitio, podría encajar con Caroline, pero Anthony era un verdadero psicópata y eso le hacía sentirse incomoda. Se levantó y se dirigió hacia la puerta. Cuando poso su mano en el pomo de sintió como Joss le cogía de la muñeca — Anthony disparó a una persona en supermercado, Caroline apuñalo a una compañera de instituto cuando se metió con su madre…yo creo que tu encajas perfectamente con ellos. Intentaste suicidarte no es así Vera.
Vera se miró las manos y miro a su alrededor, miro a sus compañeros de sesión sintiendo que le estaban juzgando — Estaba embarazada y perdí a mi hijo, sentí que perdía algo de mí — Vera suspiro con angustia — Sentía como ese niño me seguía llamado y me suplicaba que me suicidara, las pastillas fueron mi única salida.
Joss se froto la barbilla lentamente y vio como Anthony se quedaba fijamente mirando a Vera, sabía que su padre le martirizaba con sus gritos y las palizas, pero sobre todo le gritaba “que él nunca tenía que a ver nacido”. Una mujer que había perdido a su hijo seguro que estaban despertando su obsesión. Solo necesitaba un pequeño empujón, para que acabara con Vera — Bueno creo que necesitamos un pequeño descanso, Caroline quieres enseñarle el jardín a Vera yo tengo que hablar con Anthony. Joss vivía en una gran casa, que había heredado de sus padres. Un gran gusto en muebles antiguos y un enorme jardín, donde podrías perderte durante horas. Era perfecto para que sus pacientes desconectaran un poco.
Caroline cogió de la mano a Vera para que le acompañara — Vamos quiero enseñarte la charca, es preciosa a mama también le gusta — dijo Caroline.
Anthony se quedó en silencio mientras veía como Joss se sentaba en su despacho, comenzó a rebuscar entre sus cosas y miro sonriendo a su paciente.
— Es preciosa esa Vera no crees Anthony, se parece tanto a tu madrastra a la que pegaste un tiro — Joss se encendió un cigarro — Porque tu padre te lo ordenó, pero sabes una cosa ella no murió — Joss consumía su cigarro en silencio, sabía que había conseguido despertar la atención de su paciente hacia Vera. Realmente su madre no murió, solo estaba en el hospital como un vegetal. Se levantó de su cómodo sillón para ponerse una copa de whiskey, al llenarse la copa dejo escapar las últimas palabras que activarían la locura de su paciente — Sabes creo que esa Vera no tuvo un aborto natural, ella se lo produjo. No quería tener ese hijo.

Joss empezó a contar mentalmente hasta diez, solo esperando que pasara todo, que la mente de Anthony comenzara a jugar la próxima jugada. Al escuchar el portazo de la puerta se giró, viendo que Anthony no estaba, se dirigió hacia su mesa viendo que sus archivos sobre Vera habían desaparecido. Donde ponía su dirección y sus problemas. Le dio una larga calada a su cigarrillo sabiendo que alguien se ocuparía de su nueva paciente.

Siguiente capítulo: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/12/25/la-vecina-de-al-lado-cap-16-por-elena-siles

Autor: elizabeththor

naci en 1979, en viladecans un pequeño pueblo a las afueras de barcelona, me gusta escribir a unque no persigo poder publicar. prefiero el mundo del dibujo y del comic que es mi aficion.por otra parte me gusta que la gente le interese mis rarezas escritas

4 opiniones en “La vecina de al lado cap 15 por Elizabeth Thor”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: