La vecina de al lado cap 8 por Elena Siles

Capitulo anterior: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/08/28/la-vecina-de-al-lado-cap-7-por-elizabeth-thor/

Capitulo 8

 

Xavier se despertó temprano ese día, tenía que ir a trabajar. A pesar de que su trabajo le encantaba en algunas ocasiones deseaba tener otro tipo de trabajo. Recordaba con añoranza sus años en la academia de policía, aquellas tardes en el coche policía haciendo vigilancias interminables. Hacía ya varios años que le ascendieron como detective de tráfico, pero su primer trabajo fue en Jersey, pidió un traslado después de que su, por aquel entonces, prometida le dijera que había conseguido un trabajo en Jersey y que no podía decir que no. Al llegar a Jersey le pusieron al mando de la unidad especial contra la violencia de género y los altercados domésticos. Y fue entonces cuando conoció a Vera. Un aviso de violencia de género anónima les hizo llegar hasta su casa, fue amor a primera vista. A pesar de que estaba comprometido Xavier tenía constantemente problemas con su prometida, y después de varios avisos no pudo evitar involucrarse más de la cuenta con Vera. Dejó a su prometida y Vera consiguió divorciarse de aquel desgraciado. Inmediatamente volvieron a Nueva York dónde recuperó su antiguo trabajo, pero por si no hubieran pasado suficientes obstáculos Vera abortó y después de una profunda depresión casi se suicida. Decidieron empezar desde cero y Reno fue el destino que le dieron a Xavier, era mucho más tranquilo, perfecto para empezar de cero.
Ahora trabajaba de nuevo como detective de homicidios, aquel sería su primer día en su trabajo y quería causar buena impresión así que llegó varios minutos antes para ponerse al día con el caso que iban a tratar a continuación. Se dirigió al despacho del capitán, un hombre mayor de unos 50 años a punto de retirarse con sobrepeso y cara de buldog francés. El capitán era ni más ni menos que Daniel T. Wright, famoso por el gran número de casos cerraros.

— Hola señor Wright, soy el nuevo detective de homicidios Xavier Carpenter.
— Encantado de conocerle en persona Xavier — Daniel le estrechó la mano — Por favor siéntase le pondré al corriente del nuevo caso — Xavier se sentó — Bien. La víctima se llama Alison Farell, 30 años, nacida y criada en Boston — Daniel le mostró una foto del DNI de la víctima — Se mudó a Reno hace dos años, trabajaba en un bufete de abogados como secretaria personal del director, un tal Jonathan Parsons — Daniel le enseñó a continuación una foto del escenario del crimen — fue encontrada a las 16:00 por una pareja de campistas. La encontraron en su tumbada en una cama en medio del bosque vestida con un disfraz de Blancanieves y una manzana roja en la mano izquierda. No tenía problemas en el trabajo, no tenía novio según sus familiares y amigos, y todos la describen como: una chica responsable y amable. Para más detalles hable con su equipo, le están esperando — Daniel le entregó el informe del caso y Xavier lo cogió.
— Gracias capitán — Xavier se levantó y se marchó del despacho. Poco después se encontró con una mujer de piel morena nada más salir del despacho — Buenas soy Katia Brown — la mujer de unos 32 años, ojos castaños, y el pelo rizado, negro y largo le dedicó una sonrisa — Tú debes de ser el nuevo detective de homicidios.
— Sí. Me llamo Xavier Carpenter
Katia le condujo hasta el resto del equipo — Os voy a presentar al equipo — señaló al primer hombre — Anthony Cox— señaló al segundo hombre — y Richard Price.

Anthony Cox era un hombre de unos 35 años, piel blanca, ojos castaños, el pelo castaño claro, corto y lacio, y solía vestir con un una blusa y unos pantalones de pitillo. Richard Price era un año menor, también de piel blanca, ojos claros, el pelo oscuro, corto y lacio. Richard poseía unos rasgos muy atractivos que a diferencia de Anthony sus rasgos eran más comunes.

— El capitán me ha puesto al día, pero quiero saber cuánto tenéis hasta ahora — dijo Xavier.
— Acabamos de comenzar el caso, ni siquiera sabemos la hora de la muerte — confesó Richard.
— Pues entonces iré a apretarle un poco las tuercas al forense. ¿Me muestras el camino Cox?
— Por supuesto, sígueme Xavier — Anthony Cox se marchó y Xavier le siguió. Llegaron juntos hasta la sala del forense — Xavier te presento a Howard Miller y Emily Simmons, su ayudante.

Howard Miller tenía unos 44 años, la piel blanca, y con las marcas de la edad. Sus ojos eran claros, su pelo castaño, corto, lacio y con canas, y casi siempre llevaba puesto el traje de laboratorio. Emily Simmons, su aprendiz, sin embargo, era una mujer de unos 32 años, de piel blanca y ojos castaños. Joven, esbelta, con el pelo moreno, largo y lacio; y atractiva, era la oposición a Miller.

— Vengo a haber que tenéis para mí — dijo Xavier con una sonrisa.
— Fue envenenada con tetrodotoxina y hemos establecido la hora de la muerte entre las 23:30 y las 00:30 de la noche anterior. No hay señales de ningún tipo de forcejo, ni de marcas defensivas así que debieron inyectársela en sangre. ¿Ves? — Howard señaló una pequeña marca de aguja en el cuello — Lo curioso es que la manzana que sostenía la víctima también estaba envenenada con tetrodotoxina.
— Vale, llámame inculto, ¿pero qué es la tetrodotoxina? — preguntó Anthony.
— La tetrodotoxina es una potente neurotoxina. Su ingesta hace disminuir de todas las constantes vitales puesto que interfiere en la conductividad neuromuscular. Genera parestesia, parálisis general o la muerte. Una cantidad de 0,51 mg de esta sustancia inyectada en sangre es suficiente para producir la muerte instantánea — explicó Emily.
— ¿Dónde puede conseguirse ese veneno? — preguntó Xavier.
— La tetrodotoxina se encuentra en el fugu, popularmente conocido como pez globo. El fugu se ha consumido en Japón durante siglos, pero pocos restaurantes fuera de Japón sirven fugu. Actualmente sólo hay 17 restaurantes en todo Estados Unidos, 12 de los cuales están en Nueva York por lo que será bastante fácil localizar el origen del veneno — expuso Emily.
— Es decir buscamos a alguien que tuviera acceso a este tipo de veneno, alguien que trabaje en uno de estos restaurantes o un proveedor. Seguro que si buscamos el origen del veneno damos con el asesino. Gracias chicos, vamos Coz, tengo que hablar con el resto del equipo — concluyó Xavier
Xavier volvió de nuevo hasta la oficina de homicidios y se encontró a los chicos repasando los detalles de la investigación — Equipo, tengo nuevas órdenes para ustedes. Cox búscame una lista de los 12 restaurantes que están autorizados para vender el fugu y sus proveedores. Price investiga los antecedentes de los empleados y Brown hable con todas las personas que tuviesen algún tipo de relación con la víctima. Yo repasaré todas las pruebas, las llamadas telefónicas y elaboraré un perfil del asesino. Quiero que en una hora me llaméis con nuevas noticias. ¡A trabajar! Tenemos que atrapar a un asesino.
Xavier subió hasta su despachó, cogió el informe del caso y se encerró en su despacho. Iba a ser un día muy largo.

Siguiente capítulo: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/09/16/la-vecina-de-al-lado-cap-9-por-elena-siles

Autor: elenasiles

En 2014 publiqué mi primer libro impreso "La Prueba". En 2019 publiqué La Guerrera Drager , en 2020 Piratas de Sagara y en 2021 Los Guardianes de Almas. Fui directora de YouAreWriter desde 2013 a 2019. He participado como autora en Renacer, Antología Benéfica (2020), en Invencibles, Una antología benéfica (2021) y en Antología Recuerdos de Tinta (2021). Además he coordinado, editado y publicado Antología Show Your Rare (2020) , Antología Sueños de Aire (2020) y Antología Criaturas de la Noche (2021) Mi email es: youarewriter.wordpress@hotmail.com Mi blog: www.elenasaavedrasiles.wordpress.com

3 opiniones en “La vecina de al lado cap 8 por Elena Siles”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: