Historias Tristes cap 13 por Linda Patiño

Capítulo anterior: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/08/20/hisotrias-tristes-cap-12-por-elena-saavedra/

Capítulo 13: Enjuagándose las manos

Fuente: www.pixabay.com
Fuente: http://www.pixabay.com

Artemisa y Jorge comienzan a coquetearse por todo el escenario y salen de escena. Entran Luisa y Jaime.

LUISA

Jaime, yo aún no lo creo… Me cuesta en el alma…

JAIME

Amor mío, el forense lo confirmó. Ha sido un arma blanca… un cuchillo de acero… Una hoja delgada y cruel con la que, una vez hecha la herida, Elsa lentamente se desangró hasta morir…

LUISA

Yo no la ayudé… Jaime, me siento desahuciada… Ella era mi hermana y yo… no supe cuidarla… Y… Ahora que no volverá… (respirando muy fuerte) Por favor, necesito que me dejes a solas un momento. Yo… necesito llorar un poco… (Para sí.) A ver si en este calvario de mi culpa, consigo que su espíritu se presente ante mi… y me otorgue el perdón que me urge..

Jaime toma el teléfono celular en sus manos, marca y sale.

LUISA

(Llorando) Ella vino a mí, preocupada de su futuro. Por semanas la vi despistada, como si no estuviera de verdad en este mundo, como si sus pies se deslizaran por las piedras de su camino, sangrando con el degenerado dolor dormido de no saber a donde ir.

Me hablaba del amor por conveniencia y del amor verdadero, de aquel famoso pianista clásico y de aquel degenerado rockero…

¡Que torpe fui! Envidiosa de sus encantos, no escuché su corazón afligido, y cuando pidió mi consejo no la atendí, ella me iba a confesar que estaba embarazada… y yo su propia hermana la censuré escandalizada. Estaba tan obsesionada con su matrimonio que no me fijé en sus sentimientos. Me molestaba que ella le hubiera conseguido trabajo a ese holgazán de Jorge, incapaz y mantenido.

¿Cómo podía arriesgar su futuro con Cristóbal… ese gran hombre… ese caballero dulce… sólo por un amorío pasajero y callejero? Para mí, ella merecía un hombre que le brindara plenamente las comodidades de un hogar y no estar a la deriva… Hermana! ¡Yo sólo quería lo mejor para…

Jaime entra afanado.

JAIME

Luisa, el señor Yeats nos atenderá en el teatro en una hora… y… Cristóbal no aparece. Le he llamado, pero…

LUISA

Pero… qué sucede…

JAIME

(extrañado) Luisa, a Cristóbal le cortaron la línea.

LUISA

¡Qué! ¡Eso es absurdo! ¡Él nunca ha tenido necesidades económicas como para que le cancelen un servicio!…

Hay un momento de silencio, Luisa analiza a Jaime y se preocupa

Jaime, qué estás pensando… no me asustes…

JAIME

… Amor, Cristóbal y Elsa estaban comprometidos y pelearon pocos días antes de… la muerte de tu hermana… ¿No es sospechoso que ahora que sabemos que ella estaba embarazada él no aparezca? … no crees que…

LUISA

¡Jaime! ¡¿Eres tú quien está llegando a esas conclusiones sólo por vagas conjeturas?! ¡Me decepcionas! Ambos conocemos a Cristóbal… un hombre de mucha clase y cultura, un hombre con la influencia de Aristóteteles y Rosseau, un hombre de Mozart y Bach… Un hombre que conoce muchos lugares del mundo y tiene en claro la fe cristiana… No como aquel arrabalero de Metallicay sus tétricas melodías diabólicas… Ese rockero infame de aspecto tosco…(lo mira un poco arrepentida por pelear y le toma el rostro) Olvídalo, amor… vamos a hablar con el señor Yeats a ver qué sabe él.

Luisa y Jaime salen.

La luz es amarillenta, ha pasado tiempo. Artemisa entra corriendo coqueta mientras termina de apuntarse la camisa. La sigue Jorge que viene con una expresión de complacencia en el rostro. Finalmente la alcanza y la sujeta con fuerza contra sí.

ARTEMISA

Amor mío, debo comenzar a componer, quiero que el mundo sepa que soy como tú lo has dicho, el nuevo Shakespeare del siglo, bueno, La Shakespeare… aunque… (como echando puya, indirectamente) me hubiera gustado que el señor Yeats hubiese visto algo de mi mano y no…

JORGE

(La interrumpe molesto, le habla sólo como para ella, como en secreto.)

Shhhh, ¡calla! ¡Impertinente! Elsa viajó y me dejó tirado con este proyecto en manos. Yo te doy la oportunidad de brillar como gran libretista; de ser famosa; de ser reconocida; de estar a tu lado mientras trabajamos. Y tú sigues sin entender que es muy pequeña la condición que he puesto… (espera unos segundos para seguir mintiendo) Me duele… mucho… que no valores mis esfuerzos… (Artemisa se afecta e intenta tomarle la mano, ante esto Jorge sonríe satisfecho y sigue hablando mientras le besa la mano.) Oh, mi querida Artemisa, sólo porque te amo, te explicaré una vez más porqué es necesario que hagas lo que te pido. Si tú no empleas el escrito de Elsa como gran premisa de esta obra, botarás todo mi repertorio musical para la basura. Me harás sufrir noches en vela… ¿No te importa verme tan agotado? ¿No importa el esfuerzo que he puesto en esto?… Oh, mi inocente princesa, me duele tu insensibilidad.

ARTEMISA

¡Perdóname por mis insensateces! No ha sido mi intención despreciar tu esfuerzo. Te ruego me disculpes… Soy una tonta.

JORGE

Tranquila. Olvídalo. (Artemisa se le abalanza a abrazarlo, Jorge la retira.) Pero, te ruego que por ahora, me dejes solo. Debo seguir componiendo.

ARTEMISA

Pero, mi ardiente amante, ¿Por qué me corres de tu lado?… Cupido me ha clavado en tu cuerpo. Déjame presenciar la magia de tus encantos, empápame de tu sudor y compón mis partes a tu gusto. Hazme tuya y compón algo para mí, mientras mi pluma vuela por la inspiración que tú me das.

JORGE

(La mira serio)

¡Pero qué insensata te has vuelto! ¿Desde cuándo blandes la espada del egoísmo sobre mí? Quería trabajar contigo para que pasáramos más tiempo juntos, pero ¿ahora serás posesiva?, ¿quieres adueñarte de mi ser, como si fuera un objeto, cuando sabes que nuestras almas no son de nadie, que somos libres? … (La abraza manipulador) Nos amamos porque nos nace… ¿cierto?… Yo no quiero que eso cambie, porque… si así fuera, ya no serías la mujer especial de la que me enamoré…. (Falsamente herido) Acaso, ¿tú también te has dejado comprar por las baratas ideologías de la sociedad, como Elsa… todo dinero y fama, todo posesión?

Aparece Elsa con la Esperanza.

ARTEMISA

¡Mi amor! No hagas esas injustas comparaciones. Elsa… es un odioso recuerdo para ambos… jamás le perdonaré que te haya despreciado así… No pienses en ello… yo estoy aquí para arreglar el corazón que ella reventó al irse tras ese sucio millonario (Jorge se incomoda) Mi corazón no traicionará… Te seré fiel a ti y a nuestra vida, juntos… No me vendo por cadenas de oro… así sea bajo un puente, danzaré a tu lado impregnada por tus caricias, alimentada por nuestro amor. (Jorge continúa haciendo show) Me parte el corazón verte así. Me iré porque no quiero molestarte más, perdóname.

Jorge disimula una sonrisa de satisfacción y le acaricia el rostro con falsa ternura. Artemisa sonríe, le besa la mejilla y sale.

ELSA

(Herida en su orgullo.)

¡Cómo! ¡Sucio mentiroso! ¡Manipulador! Tú rebanaste mi corazón como si fuera un trozo de carne de cerdo… ¡Yo no hice nada más que amarte! … Ahora… endulzas a otra con tus palabras… cruel… muy cruel es tu lengua viperina. (Al público) ¡Yo lo elegí a él!… Desoí los amargos y materialistas consejos de mi hermana, seguí al instinto de mi amor… me apresuré a verle y contarle sobre mi pelea con mi prometido… lo vi tan contento que le revelé la existencia de la prolongación de nuestras vidas… de nuestro fruto de amor… en silencio asintió… yo desprevenida no imaginé su cobardía… dijo que todo organizaría para formar sólidamente una familia… lo que yo tan enamorada ansiaba oír… sin darme cuenta… caí en la red de sus mentiras, de donde… nunca más saldría… no con vida…

Brillarán como soles

en el corazón del universo

hasta que el eterno

con su sabiduría infinita

les conceda el dulce

reposo de la noche.

Triste destino, haber sido yo el alma en pena, el objeto de la poética de mi asesino.

Sale Elsa, Jorge se queda tocando el piano, la luz se atenúa un poco. Entran Luisa y Jaime, sin ver a Jorge.

JAIME

Luisa, cuando lleguemos a casa debes dormir… necesitas descansar…

LUISA

No, Jaime… no puedo descansar… mi hermana… fue asesinada por el padre de la bebé… no descansaré hasta atrapar al culpable…

Jorge escucha lo anterior y pone atención. Entra Mr. Yeats.

YEATS

Lamento haberlos hecho esperar, pero como entenderán vivo muy ocupado… Más aún con la obra… (Incómodo) Es una lástima que Elsa no quisiera continuar con el proyecto… espero que me traigan buenas noticias.

Hay un intercambio de miradas entre Jaime y Luisa. Seguido un silencio incómodo.

LUISA

Señor Yeats… Elsa… (Comienza a sollozar)

JAIME

Elsa… está muerta…

Jorge se alerta.

YEATS

Oh… mi más sentido pésame es una muerte muy lamentable…

JAIME

(Interrumpiéndolo) Elsa salió la noche de su muerte porque tenía una cita con usted… Venimos porque…

Luisa rompe en llanto. Jorge se toma la cabeza, estresado.

YEATS

¿¡Cómo!? ¡Yo a Elsa no la veo por lo menos hace un mes! ¿¿¡Cómo se atreven a venir a mi teatro a tratarme de asesino??! ¡¡Fuera!!

JAIME

Señor Yeats, no queremos incomodarlo, pero…

YEATS

¡No intercambiaré más palabras con ustedes!… Si me han de interrogar será la policía con mi abogado presente. ¡Salgan de mi teatro ahora o llamaré a seguridad! ¡¡Qué Infamia!!

Luisa y Jaime salen.

YEATS

Si Elsa está muerta… entonces…

De las sombras se aproxima Jorge y lo interrumpe.

JORGE

(Llorando)

Señor Yeats… ¿es verdad lo que dijeron? ¿¿¡Elsa… está muerta!?? Oh, sufre mi corazón, sangro por dentro… pierdo las fuerzas porque la musa de mi inspiración se ha desvanecido para siempre de la faz de la tierra. Elsa de mis sueños… ¿por qué me has dejado del otro lado de la línea en la prometimos seguir juntos?

Yeats no sabe como reaccionar, está sorprendido.

YEATS

Lo siento mucho, Jorge… la gente sabía que la amabas… entonces… ¿tú tampoco lo sabías?

JORGE

(Llorando)Ella… Ella… me dejó por aquel millonario pianista clásico… ese inflado de Cristóbal, y desde allí, no supe más de ella. Me quedé en la amarga oscuridad, con un manojo de lágrimas y fibras inútiles de mi corazón deshilachado.

YEATS

(Pensativo) ¡Pero esta gente venía diciendo que ella tenía cita para encontrarse conmigo! ¿¡Cómo es que una persona se va a encontrar con uno y uno no tiene idea de la cita?!

Jorge sonríe malicioso.

JORGE

Oh, Mr. Yeats, ¡tenga usted mucho cuidado! Me parece que quieren involucrarlo con la muerte de mi… (suspira) de Elsa… el verdadero asesino está amangualándose, ¡enjuagándose las manos en usted!

YEATS

Claramente, Jorge, su talento como músico es tan grande como su sensatez, gracias por el consejo. Tendré que investigar…

JORGE

(Interrumpiéndolo) ¿Podría pedirle un favor?

YEATS

Con mucho gusto… qué sería

JORGE

Yo… Yo sé que Luisa me odia porque Elsa rompió su compromiso con el fanfarrón de Cristóbal para irse conmigo… Estoy seguro de que evitará de cualquier forma tener contacto conmigo… Yo… lo que quiero es que me mantenga informado… Usted entenderá que para mí es muy importante saber qué sucedió en verdad…

YEATS

Jorge, de hombre a hombre, lamento su pérdida, pero no comprendo cómo es que ella decidió quedarse con usted es que luego se fue…

Jorge sonríe satisfecho

JORGE

(Al público) Sabía que preguntaría eso. (A Yeats) Ella me llamó nos encontramos en el patio de su casa y me dijo que quería hacer una vida conmigo. Al día siguiente, encontré una carta en mi buzón, sin firma, donde me imploraba perdón; me decía que viajaría lejos, que partía con ese pelmazo en busca de un futuro más estable que yo no podría ofrecerle… ni siquiera se pronunció con respecto a su responsabilidad con la obra… por eso decidí buscar un remplazo… como le dije… sólo de manos femeninas podría salir magno espectáculo…

YEATS

(Conmovido) Lo siento mucho, hombre. Es usted muy fuerte. Cada vez me convenzo más de que usted es el indicado para este trabajo; de seguro, Artemisa, si ha logrado ganarse su confianza, es completamente meritoria de la mía.

Yeats sale

JORGE

(Cambia de actitud, para sí y para público) Así que después de todo ella no pudo callar hacia dónde iba y la lambona de su hermana supo que vería a Yeats… sólo era una trampa ingeniosa para quedar excluido por completo… pero el viejo está sobre aviso… no me queda más remedio que mandar la sangre hacia el petardo de Cristóbal.

Sale Jorge. Entra Esperanza y Justicia.

ESPERANZA

Justicia, hermana mía, no me abandones en esta oportunidad. Aquí, se ha matado por ego y se ha sacrificado un inocente no nacido. Este crimen de sangre está sazonado por el sabor de la traición y la mentira, los condimentos que corroen la carne de la difunta.

JUSTICIA

Descansa, hermana querida. He fijado mis ojos en este conflicto desde antes de tu llamado. Necesitaremos un poco de tiempo, pero con la ayuda de nuestra prima, Culpa, impartiré justicia en cada rincón en el que haya engaño.

ESPERANZA

¡Que gran idea! De seguro que con esta aparición él decidirá cambiar, arrepentido de sus actos… ¡Todo sin derramar más sangre de por medio!

JUSTICIA

Oh, querida. Tu inocencia se excede de lo razonable, por eso nunca desapareces. Esto es sólo el comienzo. La sangre llama sangre… la avaricia, cedicia. La violencia, venganza… todos de la mano, todo gracias a los humanos imperfectos. (Solloza) Cuántos inocentes corren a mi auxilio para que yo me encargue de azotar a sus verdugos… Elsa, ha sido martirizada con el látigo de la injusticia… oh, pobre humana que aún no ve que el culpable no es uno sólo.

Entran Jaime y Luisa, mientras tanto se oscurecen las luces de Justicia y Esperanza.

LUISA

¡Es increíble que la policía siga sin capturar al asesino! ¡¡Qué lentos!!

JAIME

Luisa, cálmate. Están haciendo su trabajo.

LUISA

A mí me pareció muy sospechosa la actitud de ese figurín de Yeats… ¿O no?

JAIME

Luisa… Yeats, en adelante sólo tratará con los oficiales… (Tenso) Cristóbal sigue sin aparecer… y todavía no hemos hablado con… Jorge.

LUISA

¡Pero Jaime! ¡¡Dale tiempo al tiempo!!…

JAIME

¡No más, Luisa! ¡¿A qué es lo que le huyes tanto?! Hace menos de un minuto te quejaste de que la policía no hubiera resuelto nada… y ¿ahora me dices que yo me apresuro? ¡Qué sucede!

Aparece Culpa, una mujer morena de contextura delgada y de 1’70 de altura, de pelo muy negro y largo enrollado perfectamente en un moño. Vestida de rojo. Justo detrás de Luisa.

LUISA

(Llorando amargamente)Perdóname amor… es que… yo no puedo dejar de sentirme culpable…

JAIME

(abrazándola, comprensivo)Luisa, por favor… deja de mentirme y escudarte en la rabia… yo te amo y eso no va a cambiar… ¿qué sucede?…

Culpa sonríe maliciosa, Justicia y Esperanza se acercan

LUISA

Yo… ¡me siento tan mal!… Esa noche, yo me iba a dormir, pero vi la luz del cuarto de Elsa encendida… Cuando entré… ella estaba empacando… ¡en seguida supe que quería irse con ese degenerado!… tomé sus maletas y boté toda la ropa al suelo… ella… se levantó y me dijo que ya estaba decidido… me dijo que hablaría con Yeats para que ambos trabajaran con él y así sostenerse… ella… ¡¡me iba a decir que estaba embarazada y yo no la dejé!! Me encegueció la rabia. Ella lloró y me imploró que la escuchara; dijo que debíamos hablar de Cristóbal y de Jorge… que tenía que decirme algo de ambos… ¡pero no la dejé hablar! Tomé sus maletas y las llevé a la bodega, después de asegurar la puerta, le ordené que dejara sus locuras de adolescente… y… se casara con… el que vale realmente la pena como hombre… Cristóbal… (Atacada llorando) ¡Si yo esa noche la hubiera dejado hablar!… sabríamos quién es el padre del niño…

JAIME

Niña…

LUISA

¡Del bebé! … ¿ahora entiendes porqué no quiero hablar con ninguno?

JAIME

Si, amor, pero por miedo a aceptar que te equivocaste, no puedes evitar lo evidente. Uno de los dos es el asesino…

LUISA

Pero, Jaime… ¡dime cómo hago! ¡No me cabe en la cabeza la posibilidad de que Cristóbal lo halla hecho! Él no nos haría algo así… él es un hombre de mucha clase …

JAIME

(La interrumpe)…Un hombre de mucha clase y cultura, un hombre con la influencia de Aristóteles y Rosseau, un hombre de Mozart y Bach… no como aquel inútil…

LUISA

…Arrabalero

JAIME

(La mira irritado)… Arrabalero de Metallica y sus tétricas melodías diabólicas… Ya me sé el discurso… (Guarda silencio un momento. Al público) Pareciera que estuviera enamorada de él.

La culpa sonríe coqueta. Luisa llora y esquiva las miradas de Jaime.

CULPA

A quien es el culpable yo le acecho. Me presento en su mente y le devano los sesos. Hoy visto de rojo porque este crimen es de sangre, celos y amor… El ritmo de mi prima, Justicia, es lento y constante… el mío, explota de un momento a otro y consume todo a su paso con la rapidez del fuego.

JAIME

Luisa, el hombre que hizo esto pudo ser el mismísimo rey de España, o el mendigo de la esquina… ¿qué tiene que ver la música? … Es evidente que mataron a tu hermana… la asesinaron y también a aquella que hubiera sido tu sobrina…

La buena música es la que

silenciosamente y sin notarlo

toca en silencio las

cuerdas de tí, es aquella que

hace florecer tu corazón

lleno de ilusión y de esperanza

es la música que te compromete

con tu propia acción interior

en donde se libra la batalla

entre el bien y el mal.

Tu hermana dejó el ritmo de su esencia en la eternidad de sus letras… amor, La música puede ser buena y mala, sin importar su estilo… Te suplico que dejes la pasión a un lado y el dolor de esta invaluable pérdida… debes ver las cosas como son en realidad… hay asesinos… y también mentirosos, inteligentes o burdos… evidentes o insospechados…

LUISA

No te entiendo, Jaime… A dónde quieres llegar con eso…

JAIME

(Con mucha ternura)

Luisa, tanto en el Rock, como en la clásica se dan ambas clases..

Jaime y Luisa se besan. Justicia, Culpa y Esperanza salen.

Siguiente capítulo: https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/09/20/historias-tristes-cap-14-por-haruna-kirisagi-kontong/

Fuente: http://www.historiastristes.soopbook.es

Autor: elenasiles

En 2014 publiqué mi primer libro impreso "La Prueba". En 2019 publiqué La Guerrera Drager , en 2020 Piratas de Sagara y en 2021 Los Guardianes de Almas. Fui directora de YouAreWriter desde 2013 a 2019. He participado como autora en Renacer, Antología Benéfica (2020), en Invencibles, Una antología benéfica (2021) y en Antología Recuerdos de Tinta (2021). Además he coordinado, editado y publicado Antología Show Your Rare (2020) , Antología Sueños de Aire (2020) y Antología Criaturas de la Noche (2021) Mi email es: youarewriter.wordpress@hotmail.com Mi blog: www.elenasaavedrasiles.wordpress.com

2 opiniones en “Historias Tristes cap 13 por Linda Patiño”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: