El Legado de los Cesar cap 2 por Elena Siles

Capítulo anterior : https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/05/24/el-legado-de-los-cesar-cap1-por-elena-siles

Capitulo 2

[En escena aparecen Augusto y Priscila sentados en dos sillas delante de una gran mesa llena de comida y vino. A su lado Eros y seguidamente Atlanta. Bastantes más actores están sentados en más sillas haciendo de espectadores y  unas cuantas chicas acompañan a Michelle en el baile. Llevan puestos trajes de romanas]

(Michelle comienza a cantar) – Bienvenidos a la fiesta para celebrar el ascenso de Eros Valverdi, como nuevo coronel y presidente del consejo del César.

Tonight I’m gonna have myself a real good time
I feel alive and the world it’s turning inside out Yeah!
I’m floating around in ecstasy
So don’t stop me now don’t stop me
‘Cause I’m having a good time having a good time

I’m a shooting star leaping through the skies
Like a tiger defying the laws of gravity
I’m a racing car passing by like Lady Godiva
I’m gonna go go go
There’s no stopping me

I’m burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That’s why they call me Mister Fahrenheit
I’m travelling at the speed of light
I wanna make a supersonic man of you

Don’t stop me now I’m having such a good time
I’m having a ball don’t stop me now
If you wanna have a good time just give me a call
Don’t stop me now (‘Cause I’m having a good time)
Don’t stop me now (Yes I’m having a good time)
I don’t want to stop at all

I’m a rocket ship on my way to Mars
On a collision course
I am a satellite I’m out of control
I am a sex machine ready to reload
Like an atom bomb about to
Oh oh oh oh oh explode

I’m burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That’s why they call me Mister Fahrenheit
I’m travelling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman out of you

Don’t stop me don’t stop me don’t stop me
Hey hey hey!
Don’t stop me don’t stop me
Ooh ooh ooh (I like it)
Don’t stop me have a good time good time
Don’t stop me don’t stop me
Ooh ooh Alright
I’m burning through the skies Yeah!
Two hundred degrees
That’s why they call me Mister Fahrenheit
I’m travelling at the speed of light
I wanna make a supersonic woman of you

Don’t stop me now I’m having such a good time
I’m having a ball don’t stop me now
If you wanna have a good time
Just give me a call
Don’t stop me now (‘Cause I’m having a good time)
Don’t stop me now (Yes I’m having a good time)
I don’t wanna stop at all

La la la la laaaa … hey!!….
(QUEEN- DON’T STOP ME NOW)
[Termina la canción]

Augusto– ¡Espléndido! ¡Glorioso! ¡Magnífico! Aplaudan amigos, aplaudan
Priscila– Es una gran cantante, tienes unos labios de oro.
Atlanta– Es una gran mujer, eso ante todo
Michelle– Gracias, gracias. Vosotros sois los grandes.
Eros– Ha sido un gran espectáculo. Deberíamos hacer más a menudo estas fiestas.
Augusto– Tienes razón amigo mío. Debería ascenderte más. Desde luego si me sigues demostrando tu fidelidad como hasta ahora pronto serás jefe de guerra.
Eros– Haré todo lo que sea para servir a mi país, hace un tiempo como soldado, ahora como coronel, pero siempre como ciudadano libre de Roma.
Augusto– Me gusta como suena. La próxima vez que estemos en una fiesta como ésta de nuevo será porque mi buen amigo Eros Valverdi será ascendido como Jefe de guerra.
Priscila– Debes de estar orgullosa de tu hermano Atlanta.
Atlanta– Lo estoy, yo pensaba que lo había perdido, pero supongo que un mal día lo tiene cualquiera. Además sufría por el león, cuando se refería al esclavo no se refería a la escoria del ruedo, sino al noble león.
Priscila– Tu hermano es mucho más valiente de lo que jamás imaginé.
Atlanta– ¿Te resulta atractivo un hombre como lo es mi hermano?
Priscila– Querida yo estoy casada, no tengo ojos salvo para el César. Mi corazón siempre será suyo, mi vida la entrego al César. Augusto, es lo mejor que me ha pasado.
Atlanta – ¿Y nos olvidáis de nadie más?
Priscila– No querida. Los demás son mis siervos y hacen lo que yo les ordene, sino quieren que sean desterrados de Roma. Te debe de quedar muy claro una cosa Atlanta mi corazón siempre estará junto al César. Yo amo a mi esposo más que a nada.
Atlanta– Desde luego. Bueno y a vuestro próximo hijo, a eso me refería
Augusto– ¿Priscila está embarazada?
Priscila– No quería daros la noticia hasta estar completamente segura, perdóneme esposo mío. No quería que pasara lo de la última vez.
Augusto– No te preocupes, lo entiendo. Pero es una gran alegría. Voy a tener un hijo
Priscila– Será idéntico a su padre. Y su nombre será Marco Antonio, como mi padre.
Augusto– Estoy de acuerdo, era un gran hombre y me regaló lo mejor que podrían haber dado jamás a una esposa, a una mujer y a la madre de mis hijos.
Priscila– Y por este tipo de cosas me enamoré deti, por lo romántico, fuerte, varonil, y el gran gobernante que eres. ¡Ave César!
TODOS– ¡Ave César!
Michelle– Ha sido un placer actuar para vos César, ahora yo he de marcharme, pero prometo regresar y con mucho más, para la próxima ocasión.
Augusto- Un gran aplauso para Michelle.

[Sale de la escena Michelle y los bailarines. Comienza a sonar una canción romántica, la llamada Unchained Melody de Righteous Brothers]

Augusto– Hay una cosa que te quiero decir mi amada Priscila. A parte de que la alegría que me diste al conocer que yo sería el padre de nuestros hijos ha sido mi mejor noticia. Me gustaría darte un regalo. Esta es una canción que compuse para ti.

Oh, my love, my darling,
I’ve hungered for your touch a long, lonely time,
Time goes by so slowly and time can do so much.
Are you still mine?
I need your love,
I need your love,
God speed your love to me.

Lonely rivers flow to the sea, to the sea
To the open arms of the sea
Lonely rivers sigh,
«Wait for me, wait for me»
«I’ll be coming home, wait for me!»

Oh, my love, my darling,
I’ve hungered for your touch a long, lonely time,
Time goes by so slowly and time can do so much.
Are you still mine?
I need your love,
I need your love,
God speed your love to me.

[Termina la canción. Unchained Melody- R. Brother]

Priscila– Eso ha sido precioso.
Augusto– Ni se asoma a lo que eres tú.
Priscila– Jajajajajaja. Te amo esposo mío.
Eros– Tengo envidia del amor tan poderoso que hay entre Priscila y Augusto.
Atlanta– No es tan perfecto como aparenta. Priscila tiene muchos secretos.
Eros– ¿Qué insinúas? ¿Priscila no ama al rey?
Atlanta– Lo ama, pero su deseos sexuales no son completamente satisfechos con una única persona, aunque debo de decir, que jamás se acostó en el lecho de ninguna otra persona, tan sólo juguetea porque no le dan todo “el amor” que necesita.
Eros– Pues se aman, es una de las pocas parejas que se aman de verdad y que duran todavía en un matrimonio fuerte y seguro. No hay que cuestionar nunca el amor, aunque parezca que es irreal o algo débil; si es amor es amor. No hay nada más que le importa a la otra persona que la persona a la que más ama.
Atlanta– ¿Y si la persona a la que ama no la ama a ella? Si no se fuera correspondido, se tendría según tú seguir amando a esa persona a pesar de que te haya hecho daño y a pesar de que te haya engañado para su propio ego. Aunque que sepas que todo era mentira, debes seguir detrás de esa persona porque sí. ¿Qué debería de hacer realmente esa persona para olvidar a la otra persona? ¿Debería acaso dejarla marchar sin más?
Eros– Luchar por la persona que quieres siempre es bueno, pero nunca si ya no te quiere. Simplemente dejarla que sea feliz es lo correcto, sino no la amas de verdad.
Atlanta– Entiendo. ¿Y no debería hacerse nada para intentar recuperarla?
Eros– Eso depende de la persona, yo intentaría estar con ella, pero intentaría dejarle su intimidad pues si no quiere estar conmigo.
Atlanta– ¿Y si estuviera sólo para lo que es persona quisiera?
Eros– Pues no sé sinceramente que haría; yo jamás he estado enamorado hermana
Atlanta– Sí, es cierto. El famoso mujeriego de Eros Valverdi.
Eros– Será que no podrá haber mujer ideal para mí.
Atlanta– Como se nota que no te has enamorado aún hermano
Eros– ¿Todo lo que me has dicho es hipotético no? ¿O acaso mi hermana se ha enamorado?
Atlanta– No digas ridiculeces, sólo planteaba un diálogo interesante; eso es todo
Eros– Mi amada hermana sé perfectamente cuándo mentís.
Atlanta– Eso es una calumnia. No jamás sería tan estúpida para amar a quién no me desea.
Eros– Y sin embargo me pedís todos estos consejos. ¿A qué se debe sino?
Atlanta– Yo lo reconozco, amo a una persona, pero esa persona no me ama a mí. Pero no pienso llorar ni una lágrima. Detrás de mis talones besan mis pasos muchos hombres.
Eros– Pero no amáis a ninguno, sino a la persona que no os ama. Luchar por ella
Atlanta– Me dijisteis que sino la amara de verdad debería de dejarla ser feliz
Eros– Pero sigue contigo, ¿no es cierto? Tal vez no sea de la manera que más desees pero si es la única manera de estar con esa persona deberías de adaptarte a ella.
Atlanta– ¿Debería luchar por la persona a la que amo?
Eros– Siempre hay que defender lo que uno ama y en lo que uno cree
Atlanta– Gracias hermano.
Eros– A ti, porque a pesar de mi inapropiado desliz del ruedo me has perdonado
Atlanta– ¿A qué se debió ese incidente?
Eros– El esclavo era el hermano de mi compañero de pelotón. Vivía fuera de Roma debido a ala guerra. Cuando se mudó a Roma el hermano cayó en la esclavitud por el enemigo, pero mi compañero lo liberó lo malo es que los dirigentes de Roma lo confundieron como Roma y lo declararon esclavo a servicio de Roma. Mi compañero murió intentado que su hermano llegara a casa sano y salvo. Ese compañero me ha salvado la vida muchas veces. El esclavo tiene las mismas fauces que mi compañero de infantería. Sin duda es su hermano.
Atlanta– ¿Un ciudadano de Roma? ¿Ese es el esclavo?
Eros– Ironías de la vida. No puedo demostrarlo, esa es mi mayor frustración.
Atlanta– Entiendo. Tenías mucho afecto con ese compañero tuyo
Eros– Me salvo la vida, si no fuera por él ahora mismo no estaría aquí.
Atlanta– Hablaré con Priscila, es posible que pueda convencerla. No podemos dejar que traten así a un ciudadano de Roma. Tú habla con el César, ahora que eres coronel y perteneciente al consejo puedes dirigirte a él para esta clase de cosas
Eros– ¡César! Solicito unos momentos con usted.
Augusto– Priscila amor mío, nos reuniremos más tarde en mi lecho. He de hablar con el nuevo coronel y miembro del consejo.
Priscila– Por supuesto, debo antes de despedir a Atlanta. Adiós esposo mío.
Augusto– Por supuesto, de paso echa al resto de invitado si queda alguno antes de marcharte.
Eros– César, debo hablarte de un asunto que me tiene preocupado.
Augusto– Dígame coronel
Eros– El esclavo era el hermano de mi compañero de pelotón. Vivía fuera de Roma debido a ala guerra. Cuando se mudó a Roma el hermano cayó en la esclavitud por el enemigo, pero mi compañero lo liberó lo malo es que los dirigentes de Roma lo confundieron como Roma y lo declararon esclavo a servicio de Roma. Mi compañero murió intentado que su hermano llegara a casa sano y salvo. Ese compañero me ha salvado la vida muchas veces. El esclavo tiene las mismas fauces que mi compañero de infantería. Sin duda es su hermano.
Augusto– ¿Y tienes pruebas de ellos?
Eros– Por desgracia mi compañero murió en la guerra señor.
Augusto– ¿Tan evidente es su parecido?
Eros– Eran gemelos señor.
Augusto– ¿Nacieron al mismo tiempo? ¿El mismo día? ¿Con los mismos rasgos?
Eros– Si señor. Por eso me puse tan… insoportable. Visioné a mi compañero de pelotón
Augusto– El caso es que pensaba montar otro tipo de espectáculo y tu esclavo sería mi protagonista. Verás el un esclavo deberá de luchar por su libertad hasta que en el último ruedo. Deberá de ganar todos los combates y al final se enfrentará a uno de nuestros valiosos guerreros y haber si adivinas a quién tengo pensado.
Eros– No es por desobedecerle, pero ese hombre es un ciudadano de Roma libre.
Augusto– ¡Se hará lo que se te ordene!
Eros– ¿Y si me vence señor? Estoy muy débil desde la guerra. Me matará señor
Augusto– Pero le matarás. Verás tú no vas a luchar en el ruedo por así decirlo. En el último ruedo luchará contra los leones. Si vive, si consigue sobrevivir. Tú le matarás.
Eros– Señor es un hombre libre, es un ciudadano de Roma.
Augusto– Hasta que no me traigas una prueba sobre ello para mí seguirá siendo un esclavo
Eros– Entiendo señor. Ha sido un placer hablar con vos. ¡Ave César!
Atlanta– Yo ya me he despedido de vuestra esposa. Marchémonos hermano ¡Ave César!
TODOS– ¡Ave César!

[Eros y Atlanta se marchan del escenario cogidos del brazo]

Priscila– ¿Qué tal vuestra charla esposo?
Augusto– Nada importante. Mi espectáculo continuará y el coronel ha sido informado de su cometido. Y cumplirá con él sino quiere acabar como el esclavo.
Priscila– Buen dicho. Vayamos a vuestro lecho esposo mío.
Augusto– Con mucho gusto.

[Augusto y Priscila salen del escenario. Entra en el escenario Atlanta y Eros. El decorado es algo diferente, se encuentran en la casa de Eros]

Eros– No ha servido para nada, para nada. El César sólo quiere ver espectáculo.
Atlanta– ¿No piensa perdonar al ciudadano de Roma?
Eros– No tengo pruebas de que realmente lo sea.
Atlanta– Sólo quiere que aparentemos normalidad.
Eros– Exacto.
Atlanta– ¿Y qué piensas hacer?
Eros– No lo sé
Atlanta– Una vez un gran sabio me dijo que se tenía que luchar por las personas que amamos y por lo que creemos. Si ese hombre te salvó la vida, le debes intentar salvar a su hermano
Eros– Lo sé, pero sería revelarme contra Roma. Soy un soldado de Roma, sirvo a Roma
Atlanta– Antes que ser soldado, eres ahora coronel, y ante todo eres Eros Valverdi
Eros– Puede que tenga algo para poder liberarle. ¿Verías bien que lo hiciera?
Atlanta– Sí. Antes estaba ciega porque pensaba que lo tenía todo, pero ahora que el César me ha quitado lo que quiero te deseo toda la suerte del mundo para que te enfrentes a él para salvar a un ciudadano de Roma.
Eros– Me alegra haberte abierto los ojos hermana. He de irme, tengo que hacer cosas. Si uno quiere traicionar a Roma, se tiene que asegurar de que nunca jamás se le encuentre.
Atlanta– Ten cuidado hermano. Por favor, vuelve vivo.
Eros– No puedo prometeros nada, sólo puedo prometeros volver.
Atlanta– Si no volvéis no quedará sin venganza vuestra muerte, lo prometo.
Eros– No debes prometerme venganza sino recuerdo. Prométeme que vas a luchar por esa persona a la que amas aunque no te corresponda.
Atlanta-Lo prometo, ahora ve a salvar a Roma. Ve a salvar a ese gran héroe de Roma
Eros– Lo haré, porque es un hombre libre y ni siquiera lo sabe.
Atlanta– De acuerdo. Vete.

[Atlanta y Eros salen de escena. Entran Leandro y Eros. Leandro está encadenado a un taburete. Delante de Leandro está un hombre vestido de soldado]

Eros– Soldado. Soy Eros Valverdi, coronel, debo de hablar con el prisionero. Márchese.
Soldado– Lo siento pero tengo la obligación de vigilar al prisionero
Eros– Acabo de ascender a coronel puedo suspenderte soldado. Márchese.
Soldado– Como usted mande pero les daré sólo unos minutos, si el prisionero se ha marchado comunicaré sin ninguna duda quién ha sido el responsable.
Eros– Soy un ciudadano de Roma. ¡Jamás traicionaría a mi país! Ni mucho menos por un insurgente. ¿Qué te crees que pensaba liberarle? Pienso darle lo que se merece ese desgraciado. Y no me detengas, voy a descargar mis puños contra esa escoria.
Soldado– Haberlo dicho antes, hombre. Regresaré en unos minutos.

siguiente capítulo : https://elenasilesbernal.wordpress.com/2015/07/04/el-legado-de-los-cesar-cap-3-por-elena-siles

Autor: elenasiles

En 2014 publiqué mi primer libro impreso "La Prueba". En 2019 publiqué La Guerrera Drager , en 2020 Piratas de Sagara y en 2021 Los Guardianes de Almas. Fui directora de YouAreWriter desde 2013 a 2019. He participado como autora en Renacer, Antología Benéfica (2020), en Invencibles, Una antología benéfica (2021) y en Antología Recuerdos de Tinta (2021). Además he coordinado, editado y publicado Antología Show Your Rare (2020) , Antología Sueños de Aire (2020) y Antología Criaturas de la Noche (2021) Mi email es: youarewriter.wordpress@hotmail.com Mi blog: www.elenasaavedrasiles.wordpress.com

2 opiniones en “El Legado de los Cesar cap 2 por Elena Siles”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: